sábado, 7 de enero de 2012

Editorial · diciembre 2011

“Pero el cuerpo está también directamente inmerso en un campo político; las relaciones de poder operan sobre él, una presa inmediata; lo cercan, lo marcan, lo doman, lo someten a suplicio, lo fuerzan a unos trabajos, lo obligan a unas ceremonias, exigen de él unos signos”.(Foucault, M.)

En esta presentación, pSUM devino un medio para escuchar a quienes realizan sus prácticas en instituciones “disciplinarias”, diseñadas en la Modernidad: la familia, la institución penal y el hospital. Ya Foucault M., analizaba una modalidad de poder-tecnología, basada en vigilancia y observación, que pretendía moldear y producir cuerpos dóciles y productivos; delimitar parámentos de normalidad y anormalidad e instaurar sanciones a quienes no se ajusten a ellos, fijando prácticas, dispositivos y tecnologías, que clasifican y delimitan Cuerpos-espacios para los “desviados”.
En este número nos proponemos desviar las normas, cuestionarlas, criticarlas, abrir interrogantes sobre la vigencia de algunas lógicas Modernas que están siendo fuertemente cuestionadas por el corpus social.
Un impulso para reflexionar sobre nuevos devenires en las prácticas de los equipos de salud mental. Afianzar la preocupación ética, por las subjetividades y la producción deseante.
Muchas gracias,
Grupo pSUM