martes, 13 de septiembre de 2011

Editorial · septiembre 2011

¿Por qué se hace una segunda vez un taller? ¿Por qué vuelve un paciente luego de una primera consulta? ¿Qué hay en un libro que hace que lo releamos? Quizás haya algo de lo insistente, de la búsqueda de una diferencia que invita a develar y producir nuevos territorios de sentidos no explorados.  Y pSUM quizás tenga algo de eso.
Nuestra nota pSUM, un dispositivo existente, la radio, con la inclusión de voces muchas veces oídas pero no siempre escuchadas. 
Hay algo de eso también en la nota del puente. Por eso pSUM comparte un espacio con el Frente de Artistas del Borda (FAB) para dar voz a sus expresiones. Porque el FAB nos evidencia la lucha por el reparto del saber entre profesionales, artistas y personas con padecimientos psíquicos, recluidos en una institución en la cual muchas veces lo humano y la cosificación se entrecruzan sin poder diferenciarse.  La nota al FAB,  es una entrevista que nunca lo fue.
Y el Ateneo, donde se enmarca ese agrupamiento de personas que concurren a una institución psiquiátrica en la propia Mar del Plata, con sus voces haciendo eco en este número de septiembre, esperando llegar a los oídos de los lectores para amarrarse a un nuevo sentido.
Hay algo de todo esto en pSUM. pSUM busca abrir gargantas para explorar qué voces están allí, nunca dichas, y pSUM intenta ponerlas en circulación. Algo de todo eso es la insistencia, es la potencia del segundo número de pSUM de septiembre.
Muchas gracias,
Grupo pSUM