miércoles, 25 de octubre de 2017

Santiago en la historia: una posible lectura desde el psicoanálisis

¿Escribir será un modo de apaciguar la angustia?
Que fue desaparición forzada, que un accidente, que lo mataron. Versiones hay muchas. Lo cierto es que un ciudadano argentino participó de un acto político como lo es un corte de ruta (algunos dirán que eso es ilegal, pero es innegable la cualidad política, ideológica y hasta partidaria de tal acto) y después de 80 días, previa represión de gendarmería, apareció muerto en un río lindero. Lejos de mi intención está resolver los enigmas que envuelven a la muerte de Santiago Maldonado como si de un cuento de Edgar Allan Poe se tratara. Más bien me gustaría tomar su muerte para pensar algunas características de la historia política argentina mediante categorías psicoanalíticas.
Si hiciéramos una genealogía de la política argentina (objetivo que escapa a los fines de este artículo) encontraríamos  a los asesinatos como invariables, una especie de crimino política. Pero ¿desde cuándo?
El 25 de mayo de 1810 es un quiebre en nuestra historia. Primer gobierno patrio, como nos enseñaron en la escuela. Primera vez que en Buenos Aires había un gobierno dispuesto a discutir su dependencia respecto a España. A riesgo de simplificar tomaré algunas características de ese momento mítico en la invención de Argentina.
Más allá del obvio enfrentamiento entre realistas y patriotas, enseguida surgieron diferencias. La grieta, como le dicen ahora.  Por un lado saavedristas, los seguidores del presidente de la Primera Junta; y por el otro morenistas, los que estaban con el secretario. Las diferencias entre ambos bandos eran notables. Moreno tenía básicamente ideas más radicales. Saavedra, en cambio,  un mayor tradicionalismo. Por ejemplo, los saavedristas se oponían a la re impresión propuesta por Moreno del Contrato Social de Rousseau por considerarlo inadecuado, ya que, entre otras cosas, desafiaba el orden eclesiástico. De estas diferencias, surge la que quizá podríamos considerar como primera muerte significativa en la historia política argentina. 
El 4 de marzo de 1811, Mariano Moreno, quien viajaba en misión diplomática hacia Inglaterra, muere en altamar. Su cuerpo es envuelto en la bandera inglesa (el barco en que viajaba era de dicha nacionalidad) y lanzado al mar. Dice Felipe Pigna “El primero de una larga lista”.
Los dos secretarios de Mariano (su hermano Manuel Moreno y Tomás Guido) acusaron al capitán del barco por entregarle una especie de solución vomitiva que en altas dosis resultaba venenosa, la cual se supone fue la causa del deceso. Los detractores de esta idea, instalan la hipótesis del accidente por parte del capitán, quien no conocía la dosis exacta de tal vomitivo. Ahora bien, los que defienden la tesis del asesinato consideran que el capitán actuó por órdenes de Saavedra, o de agentes suyos. Nunca se supo a ciencia cierta la causa final de la muerte de Moreno. Y tal desconocimiento, no creo que sea sin consecuencias.
Los destinos de la incipiente patria se jugaban entre dos proyectos bien diferenciados: el de Saavedra y el de Moreno. Uno muere en circunstancias un tanto dudosas. Hay allí al menos alguna legalidad que no se ha terminado de inscribir. No lo menciono por una obsesión respecto a la verdad histórica, sino más bien por los efectos que dichos sucesos, considero, aún tienen en el presente. ¿Cuántas muertes sin resolver hay en la historia política argentina? ¿Cuántos crímenes que no quedaron claros?
Dice Collete Soler en una entrevista a Página 12 el 19 de octubre de 2017: “El psicoanálisis opera a nivel individual y trabaja con la memoria de cada uno. Hay que decir que entre la memoria de la historia colectiva, hay lazos, no hay un corte. Es cierto que en los sujetos la memoria de lo que pasó en la generación anterior está siempre presente. Y especialmente, los individuos heredan una memoria de las desgracias de las generaciones anteriores.”  Insisto con interrogantes: ¿Será acaso que aquel hecho irresuelto de nuestra historia ha llegado de alguna forma hasta nosotros, dando vueltas de modo metonímico, repitiéndose, con diferencias es cierto, pero lanzando personas a ríos y océanos por motivos políticos?
Muchos historiadores también nombran el fusilamiento del Coronel Dorrego como inicio mítico de la violencia política en Argentina. En 1828 el federal Dorrego era gobernador y capitán general de la provincia de Buenos Aires. Hasta que una especie de revolución en manos de unitarios lo derrocó. Dorrego huyó hacia las afueras donde trató de re armar su ejército. Pero fue sorprendido por las tropas del General Lavalle quien enseguida se hizo con el triunfo en la batalla. Una vez capturado, el líder federal solicitó el destierro a Estados Unidos (muchos dirigentes de aquel entonces así lo sugirieron). Pero dicen que Lavalle se sintió presionado por los unitarios (los hombres de chaqueta negra, como los llamaba) y un 13 de diciembre de 1828 ordenó el fusilamiento de Dorrego, sin proceso ni juicio previo. Algo que ya entonces muchos le reclamaron.
Quisiera quedarme con esta crítica a Lavalle de ordenar un fusilamiento sin proceso ni juicio previo. Aquí también hay algo que parece insistir en nuestra historia. El estado nunca condenó a Lavalle. Dicen que el general siempre vivió con esa sombra tras sí, angustiado, culposo, recordándole a sus tropas la injusticia que él había cometido con Dorrego. Pero la sanción legal nunca llegó.
Otra vez estamos ante un hecho que escapa al orden legal y simbólico en el cual se busca inscribir esa incipiente nación llamada Argentina. ¿Será acaso que esa operatoria que dio forma a nuestro país dejó un resto inasimilable que circula por la historia?
¿Habrá en el trágico suceso que envuelve a Santiago Maldonado algo de estos orígenes de la crimino política argentina?
Afirma Lacan que su único invento es el objeto a.  Este particular objeto  tiene distintos modos de teorizarse en la obra lacaniana. Sin embargo, nos quedaremos con dos versiones que no se contradicen entre sí, sino que son ambas válidas. Una de estas versiones considera al objeto a como lo irrepresentable para el sujeto, aquello inasimilable del orden simbólico, resto de una operación constitutiva del sujeto. Es decir, que el sujeto ha pasado a existir simbólicamente, sin embargo hay algo que no termina de poder simbolizarse ni imaginarizarse. Se trata de un real residual. Pero también, como decíamos, hay otra versión del obejto a. Me refiero a la consideración del a como falta, ausencia, y por ende objeto causa del deseo.
En ese sentido es que Santiago Maldonado, su trágico deceso luego de la participación de un acto político, es un objeto a de la creación de la Argentina, algo que viene rebotando por entre las cadenas de nuestra historia desde aquella mítica revolución de mayo: cuerpos que caen al mar o al río, desapariciones forzadas con su consecuente negación de la cualidad humana, fosas comunes, crímenes sin inscripción en la legalidad ni conductas reparatorias acordes, monumentos a asesinos y calles con sus nombres.

Desde mi criterio Santiago Maldonado es un objeto a. Ahora bien, como dijéramos en párrafos anteriores, el objeto a también es objeto de deseo. ¿Podremos hacer circular a Santiago Maldonado por la cadena significante de modo que no sea un muerto más? ¿Será plausible que su muerte nos indique la construcción de un deseo? ¿Podremos escapar a las fauces de esa eterna repetición de crimino política? Quizá depende de nosotros, los que aún estamos aquí, hacer circular a un Santiago Maldonado que desde su ausencia nos transforme en creadores de un deseo que nos re lance hacia esa soledad compartida de lo que habla Jorge Alemán. A lo mejor, su ausencia sea el motor de nuevos deseos.

martes, 25 de octubre de 2016



LA EXPRESIÓN CORPORAL
EN DISCAPACIDAD

Leticia Solari, en el marco del trabajo que realiza en el Centro Nuevo Día,
nos presenta la Expresión Corporal como herramienta para develar “lo interno”.
El lenguaje artístico es singular.


TALLER DE
 EXPRESIÓN CORPORAL
Recorrido del trabajo de los concurrentes en el espacio de taller.   La experiencia se ligó a un corto AUDIOVISUAL.

“SENTIMIENTOS ENCONTRADOS”
PUESTA ESCENICA


La  “Búsqueda del personaje interno” es una consigna de intervención  en el marco del taller, que parte inicialmente del trabajo corporal individual y luego grupal y se intenta hacer efectiva en todos los grupos que participan del mismo.
Este trabajo sobre el personaje deviene de la “Fiesta de Carnaval”. Si bien ya hay un trabajo escrito que lo fundamenta, podría decir que con el transcurrir de los años, el encuadre del mismo cada vez es más claro y la internalización de la propuesta por parte de los concurrentes es lo que le da mayor legalidad, autonomía, parámetros establecidos, modalidad y tiempos de abordaje propios.
Comienza a priorizarse la búsqueda de un personaje, rol, emoción, que se ligue a lo propio y que supere al personaje que se tomaba desde el exterior o se imponía por identificaciones estereotipadas al típico personaje de carnaval.
El tiempo vivencial a lo largo de los años ha contribuido a un entendimiento más profundo de los objetivos que promueven la búsqueda del personaje. También si tomamos el decir de los participantes: “Se busca adentro, no es un personaje de la tele”, “Sale del corazón”, etc., nos indica que la sinceridad y autenticidad que requiere esta exploración ha sido apropiada con mayor arraigo.
Durante el año 2012 se trabajó con niveles de abstracción más profundos, la emoción da nombre al personaje y cada vez más se alejan estos personajes de lo concreto y repetitivo.
No hay apuro por mostrar el resultado, se van comprometiendo en el proceso y es entendido como tal, proceso móvil y cambiante hasta poder nombrar con gran esfuerzo aquello que parecía del orden de lo intangible: Pausa, Esperanza, Susto, Nudo, son algunos ejemplos que puedo mencionar. Desde una mirada retrospectiva y evaluando las anteriores búsquedas del personaje, este año se llegó en algunos participantes a un grado de profunda abstracción para nombrar su sentir.
Si bien hay concurrentes que no acceden a un grado de simbolización que se acerque a lo anteriormente citado, gracias a su dedicación y entrega, han podido decidir con quien trabajar, con que música, con que objeto auxiliar, encontrando afinidades vinculares con otro como para poder situarse en la escena no de una manera arbitraria sino sentida  y elegida.
También, el vestuario es diseñando  y confeccionado por los actores, como así también deciden  sus maquillajes y tienen una participación activa en la elección musical, en armonía con las energías que desprenden sus personajes.
“Sentimientos Encontrados” fue el nombre que le dieron a este proceso que se trabajó en al año 2012.
El mismo se presentó  con una puesta escénica  representada en simultaneidad con artistas en acción, convocados para el evento,  una pintora,  una escritora, un  fotógrafo y  una escultora.
Esta última “versión”, ratifica la singularidad del proyecto y se independiza más de lo que constituía la Fiesta de Carnaval. Lo que permitió distensión en los tiempos  del almanaque y pensarlo con los tiempos que los procesos artísticos suponen.
La intervención de artistas externos a la institución también aportó riqueza al proyecto y la mirada que ellos desde su obra devolvían, sumó a la consideración de los concurrentes como personas creativas, con posibilidades de intervención en el mundo del arte y pudiendo comunicar y entrelazar con el otro desde ese lenguaje. El artista invitado era el representante del mundo externo pero que compartía códigos  comunes de comunicación y creación, no hubo que explicar.  La familia, los amigos  e invitados también sumaron  esa mirada valorativa  que construye. El arte en su acuerdo tácito permitió la entrega de las dos partes que conformaron la obra.
A  continuación cito un escrito realizado por los participantes con posterioridad a la muestra:

 “Sentimientos Encontrados”

“El día de nuestra presentación sentimos mucho miedo, tensión y nervios…pero no nos paralizaron, sino que nos desafiaron a seguir adelante, a explorar adentro y animarnos a que salga, darlo a conocer, compartirlo…
Ser inspiración para que otros puedan crear también…
…pusimos mucho esmero y esfuerzo para expresar lo que sentimos, hubo libertad, decisión, alegría, emoción y diversión.

Los elogios, los aplausos cada vez más fuertes, las palabras de agradecimiento, la emoción que causamos, también nos emocionó, nos dejó conmovidos…

Atrás de la puerta blanda había miedo y nervios pero atravesándola hubo libertas, emoción, disfrute, alegría, diversión. Encuentro.

Muchas gracias por el momento compartido…la presencia de cada uno de ustedes nos hizo sentir a cada uno de nosotros un poquito más grande…
LOS PROTAGONISTAS

 Este escrito, que se plasmó en una tarjeta fue entregado a quienes los actores tuvieron necesidad de agradecer y compartir su sentir.

Esta experiencia  arrojó como resultado un material visual importante, fotografía y video de la performance, pinturas y una producción literaria  que nos permitirá reunirla en un corto.
El centro ha sido invitado a participar en el “Festival Nacional de cortos audiovisuales realizados por personas con discapacidad” y teniendo en cuenta este riquísimo material que dejó “Sentimientos Encontrados”, como así la reflexión ulterior por parte de los participantes nos motivó  a participar del mismo trabajando en su edición.
Generosamente decide acompañarnos en este proyecto la “Fundación Gratum Facere” quien asume la responsabilidad de la producción.
            Este proyecto abre nuevas puertas, ya que se sumarían otros recursos a los cuales podrían acceder los concurrentes. Nuevas filmaciones y tecnologías audiovisuales al servicio de lo creativo que requiera la producción del corto.



 “SENTIMIENTOS Encontrados”
                                   Corto Audiovisual


El corto surge a partir de la necesidad de reunir creativamente el material audiovisual que arrojó la puesta escénica “Sentimientos Encontrados” realizada durante el año 2012.
Para concretar el corto se   sumaron a los recursos propios disponibles, la colaboración técnica de la “Fundación Gratum  Facere” que ayudó en la edición y facilitó a los concurrentes medios tecnológicos que no se disponían   (como ser el uso de cámara fotográfica en algunos de los participantes, filmación, etc.). También se hacen tomas de improvisaciones en dónde los actores van libremente y con total espontaneidad armando escenas y relatando su experiencia. .
 Entre el material artístico resultante que arroja la obra “Sentimientos Encontrados”, la poesía que nace, es la que dio ilación  al corto desde  la palabra hablada.
El corto  propone lograr comunión entre  los distintos lenguajes del  cuerpo, la plástica,  la música, la palabra, con la intención de dar a conocer, y difundir una modalidad de trabajo, propia del taller de Expresión Corporal dentro del encuadre institucional que apoya el despliegue subjetivo .
Esta convergencia de herramientas que son consideradas soportes del decir, permiten representar una emoción, un estado, y este es el lenguaje que se estimula y  se habilita. La comunicación es uno de los objetivos, ser visto, escuchado, mirado, y, justamente el corto permitió lograr una comunicación más amplia, con el mundo externo  (“De Adentro hacia Afuera”, como fue nombrado un personaje) llegando a otro público, que prestaría su mirada y oído atentos a ese decir tan sentido que nace del propio cuerpo.
Durante el año 2013, participamos con el corto “Sentimientos Encontrados”, en distintos eventos.
En principio en  el 1º Concurso regional de cortos desarrollado por personas con discapacidad “Inclusocortosque se realizó en la ciudad de Mar del Plata. Este concurso se enmarcaba dentro de la “1º Muestra Regional “Discapacidad, Arte y Salud Mental” conmemorando el Día Mundial de la Salud Mental”, organizado por el centro de día y hogar permanente “Nuevo Arcobaleno”
En el mismo se obtuvo un tercer premio, que fue recibido  con alegría por los participantes.
 También el corto fue seleccionado en una preselección nacional, para concursar en  el  Festival Nacional de cortos realizados por personas con discapacidad que organiza  Ce.Te.i (Convocatoria 2013). El mismo se presentó en el año 2014 en la ciudad de Buenos Aires en el cine “Gaumont”  donde participaron en  
una jornada todos los cortos seleccionados.
 Durante el año 2013, se realizó una jornada en la institución, en la cual se proyectó el corto, compartiéndolo con familiares, amigos, artistas participantes del proyecto y miembros de la Fundación Grantum Facere.
La realización y presentación del corto, afirma en el taller, la idea que sostiene la importancia de intercambiar con el afuera los productos artísticos en encuadres propicios y respetuosos.




                                                                                             

  Leticia Solari




video
CAPACITANDO - CENTRO NUEVO DIA MAR DEL PLATA - SENTIMIENTOS ENCONTRADOS from Centro Nuevo Día on Vimeo.

lunes, 24 de octubre de 2016

"La  Actualidad de la Salud Mental"
 Lidia Kantor
nos traza perspectivas
  


martes, 13 de septiembre de 2016

Confesión de un psicólogo pesado

Sí, lo acepto, soy pesado. No por un tema de masa estructural o grasa acumulada. Sino más bien por lo reiterativo en ciertas ocasiones. Como el ajo.
Trabajo en una institución de salud mental, donde muchos pacientes precisan del dispositivo de acompañamiento terapéutico. Y yo suelo hacer una especie de supervisión.
¿Qué es un acompañamiento terapéutico para un psicólogo en una institución? Pues alguien que cubre las grietas que la institución deja abiertas. Nadie lo puede todo, ni siquiera una institución. Hay veces que el paciente necesita de determinadas actividades para las cuales requiere algún tipo de ayuda que desde el centro de día no podemos brindar: un trámite, un turno, despejar la cabeza, ir al supermercado, salir de la casa, dar una vuelta y tantos etcéteras más. Entonces aparecen los ya nombrados acompañantes.
¿Pero por qué soy pesado? Pues me di cuenta que cada vez que recibo un acompañante nuevo en la institución suelo decir más o menos lo mismo:
“No estimules nada; no intentes que el paciente haga nada que a vos se te ocurra; no le propongas cosas; no busques logros inmediatos; no luches por sus derechos; no apliques ninguna técnica que estudiaste quién sabe dónde,;no pretendas que te cuente sus problemas profundos (para el paciente el acompañamiento no es una terapia). Solo acompañalo; esperalo; bancate tu aburrimiento; bancate largos silencios; bancate dilatados tiempos sin cambios de ningún tipo. Hacé cualquier cosa, pero nunca seas un amo de su vida”.
Palabras más palabras menos, ese es el speech. Sí, ya se dieron cuenta, soy pesado.
Pasa que con psicóticos (diagnóstico que suelen mayoritariamente padecer nuestros pacientes) nada más fácil que ocupar el lugar de un amo. Ya sea mediante pautas de salud mental, consejos moralistas o estimulación de algún área de no se qué cosa de la vida, podemos convertirnos en la guía absoluta de una persona. Sí, dije bien, absoluta, pues en las psicosis no hay punto medio. Es todo o nada. Y créanme que cuando uno escucha la historia de quien carga con la mochila de la locura, se oye una y otra vez que siempre estuvieron en dependencia de un amo del cual no pudieron escapar. De una u otra forma, el sujeto psicótico fue preso de los mandatos de un otro absoluto que lo sabía todo, que lo podía todo. Y si queremos ser terapéuticos (como pretende un acompañante), debemos evitar esa posición a la cual el mismo sujeto psicótico nos tentará ocupar. De ahí, mi mentado speech.

Sí, lo acepto, soy pesado. Quizás me convierto en un amo para el acompañante en cuestión. Pero como vieron, tengo mi pesadez tiene sus argumentos.